Sembrar en tierra árida

<?php the_title(); ?>
Domingo 03 de Marzo del 2024

He estado casi un mes sin escribir, en pausa, en silencio, observando. Me di tiempo para entender que el caos de unos es el orden de otros, que mi padre sí cree en un dios, pero no en el que fue creado a imagen y semejanza del hombre y que nada es correcto ni incorrecto, todo depende del foco con el que se mire. Concluí que estar en paz no significa estar en quietud, porque hay gente que grita de dolor en silencio. Que el equilibrio es la danza perfecta entre las fluctuaciones. Ahora me miro y pienso que voy bien, porque me estoy abriendo camino en mi mar que no es otra cosa más que el cielo estrellado de mi mente. Sí. Me siento satisfecha. Aprendí a sembrar en tierra árida. Ahora solo toca esperar a que llegue el tiempo de la cosecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*