Amor y paciencia

<?php the_title(); ?>
Domingo 03 de Marzo del 2024

Nos dijeron que Maya era dramática y que tenía problemas de ansiedad. Así que una de mis tardes se la dediqué por completo. Me senté en el piso de mi casa para acariciarla, ella me dio la patita y yo me cuestioné: «De todo lo bueno que hay en mí, ¿tenías que copiar eso?». Preguntamos que cómo podíamos ayudarla y nos respondieron que con amor y paciencia. Entonces por la noche me vi en el espejo; me enfoqué en lo más profundo de mis ojos para encontrar un trozo de mi alma y me afirmé: «Ves, te lo dije. El amor lo cura todo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*